tips para la piel seca

Remedios para la piel seca

Este es un de los problemas más comunes durante el invierno debido al frío, pero el aloe vera o el aceite de oliva pueden ser una gran ayuda para aportar hidratación y elasticidad a la piel.

Los problemas de piel seca y deshidratada son de lo más comunes, sobre todo durante el invierno como efecto del frío.

La descamación o la sensación de tirantez son algunas de las molestas sensaciones que se derivan de esta falta de hidratación, un problema que se puede arreglar de forma muy sencilla a través de la dieta y el uso de ciertos productos sobre la piel.

Aguacate y aceite de almendras

El aguacate es otro alimento que es esencial en la dieta pero que también tiene grandes efectos cuando se aplica directamente sobre la piel deshidratada.

Esta fruta cuenta con propiedades curativas para la piel por las vitaminas y minerales que contiene y puedes preparar tu propia mascarilla casera de una forma muy sencilla: pela medio aguacate muy maduro y machácalo con la ayuda de un tenedor antes de mezclarlo con 2 cucharadas de aceite de almendras.

Remueve todo hasta tener una pasta homogénea y aplícala directamente sobre el rostro. Deja que la mascarilla actúe durante 30 minutos y luego retira con un poco de agua templada con jabón para comprobar que tu piel está mucho más hidratada.

Y es que entre las propiedades del aceite de almendras se encuentra su alto poder hidratante, así como su capacidad para aliviar pequeñas irritaciones gracias a su contenido en vitamina E.

Pero lo mejor de este aceite -que también se recomienda aplicar de forma rutinaria sobre la piel- es que no engrasa la piel y se absorbe con mucha facilidad.

remedios para la piel seca

Aceite de coco virgen

El aceite de coco es otro ingrediente natural que cada vez está ganando más terreno en el campo de la belleza y de la hidratación gracias a su ácido láurico y sus vitaminas E y K que repara la sequedad y aporta gran elasticidad a la piel.

Además, también ayuda a eliminar las posibles descamaciones y a aportar una mayor suavidad e hidratación.

Este aceite de coco se puede combinar con un poco de aloe vera o aplicar directamente sobre la piel, dejándolo que actúe durante toda la noche y luego retirándolo con abundante agua templada por la mañana.

Y es que al igual que ocurre con el aceite de almendra, el aceite de coco tampoco deja una sensación grasa gracias a que se absorbe rápidamente.

Eso sí, se trata de un ingrediente comedogénico que si se utiliza de forma muy habitual puede obstruir los poros y producir la aparición de puntos negros.

Hoy día existen muchos productos en el mercado que pueden ayudarte con esta situación puedes encontrarlos en una farmacia dermatológica la cual tendrá todos los productos que tu necesites para los cuidados de tu piel.

La dieta y la limpieza también son importantes

El uso remedios naturales y mascarillas hidratantes son muy útiles para ayudar a la piel a mantener su hidratación, pero la clave para que ésta esté radiante pasa por la alimentación. Muchos expertos señalan que el consumo de frutas y verduras es esencial para lograrlo, sobre todo aquellas que destacan por ser fuente de vitamina C.

Pero no sólo la dieta es importante, sino que también lo es el beber suficiente agua de forma diaria.

Como mínimo, se recomienda consumir 1 litro y medio de agua al día para eliminar toxinas del organismo. Asegurarse de que todos los órganos trabajan de forma correcta e hidratar el cuerpo tanto por dentro como por fuera.

Además, tener una piel en buen estado también debe pasar por limpiarla de forma diaria para eliminar los restos de maquillaje y de suciedad que se pegan a la piel por al ambiente urbano.

De esta forma se limpiarán los poros para evitar los puntos negros y se refrescará la piel para evitar las rojeces e irritaciones, sobre todo si se utilizan cosméticos a base de agua. Por último, no te olvides de utilizar una crema hidratante después de esta limpieza diaria.

Te puede interesar: El sol y los dolores de cabeza.

Related Posts